M o v i l i z a c i ó n  d e  E n f e r m o s

Principal


TRANSPORTE, POSTURAS Y MOVILIZACIÓN DE ENFERMOS

    La mayoría de las personas que acuden a los centros hospitalarios o los que se encuentran internadas en los mismos, tienen disminuidas sus capacidades a causa de su enfermedad, por lo que no pueden movilizarse por ellos mismos, con lo cual necesitan de la ayuda del personal sanitario para realizar los movimientos imprescindibles.

    Dichos movimientos, deber ser realizados siguiendo unas normas mínimas establecidas para disminuir los riesgos y favorecer la comodidad. La movilización de los enfermos comprende las técnicas para colocarles y moverles correctamente en la cama, así como el movimiento que deban realizar en la habitación o el transporte a otros lugares del hospital, a través de sillas de ruedas, camillas o en la propia cama.

    Como paso previo tenemos que considerar las posiciones más frecuentes que se utilizan para facilitar la exploración, el tratamiento y la prevención de lesiones:

- Decúbito supino: el paciente se encuentra tumbado sobre su espalda, con los brazos y piernas extendidos.

- Decúbito prono: el paciente rebosa sobre el abdomen, con las extremidades extendidas y la cabeza girada hacia un lado.

- Decúbito lateral: El paciente se encuentra reposando sobre uno de los laterales del cuerpo, con la espalda recta y los brazos flexionados próximos a la cabeza. La pierna que reposa sobre la cama, se encuentra ligeramente flexionada y la otra permanece flexionada a la altura de la cadera.

- Posición de Fowler: Posición de semisentado con las rodillas ligeramente flexionadas y el respaldo de la cama formando un ángulo de 45 grados.

NORMAS GENERALES

En el transporte de pacientes que incluya tratamiento en el traslado y mujeres con parto iniciado que deban ser conducidas a Paritorios, deberán ir acompañados por personal sanitario, salvo en situaciones de catástrofe o emergencia.

Como ya se ha dicho un Celador cumple una función determinada según se establezca en cada Centro Sanitario, pero debe estar preparado para asumir las funciones de otros puestos distintos de los habituales.

Es por ello necesario que conozca: 

1) En la relaciones con los pacientes y familiares de los mismos, en orden a facilitar la información necesaria y que sea de su competencia; se requiere facilidad de palabra, paciencia, amabilidad, comprensión y adaptación, al contestar, a la persona que demanda servicios o información, de tal manera que sea entendida la información por el solicitante.

Son los Celadores de PUERTA, URGENCIAS, PLANTA, REHABILITACIÓN y AMBULATORIO los que tendrán esta más en cuenta.

2) El Celador a la hora de mover a pacientes debe saber las posturas fundamentales de un enfermo encamado:

** DECÚBITO SUPINO de espaldas.

** DECÚBITO PRONO o VENTRAL boca abajo.

** DECÚBITO LATERAL de costado.

Podrá posicionar al enfermo en la postura Decúbito lateral: el Celador se colocará en un lateral de la cama (hacia la mitad); si la cama está elevada, la pondrá en posición horizontal; destapará al enfermo, retirando la ropa hacia la parte interior de la cama; cogerá la mano del paciente del lado opuesto al suyo y pasa el brazo del paciente por encima de su tórax; hará doblar al enfermo la pierna del mismo lado; girará al enfermo suavemente hacia si, tirando al mismo tiempo del hombro y cadera del paciente.

Son los Celadores de QUIRÓFANO, URGENCIA, PLANTA, U.C.I., REHABILITACIÓN y AMBULATORIO los que deber tener más conocimientos y práctica sobre los movimientos necesarios, teniendo en cuenta seguir las instrucciones que les sean dadas por el personal sanitario.

DISTINTAS POSICIONES DE COLOCACIÓN DE ENFERMOS

Los enfermos pueden adoptar diferentes posiciones y, con ello, se persiguen distintos fines como son:

Colaborar en la exploración médica.

Permitir una intervención quirúrgica, según cual sea el área operatoria, el paciente se encontrará en una posición u otra.

Ayudar en el tratamiento de una enfermedad.

Conseguir la comodidad del paciente.

A continuación se describen las diferentes posiciones:

POSICIÓN DE DECÚBITO SUPINO O DORSAL

    El enfermo se encuentra acostado sobre su espalda con las extremidades en extensión, las superiores pegadas al cuerpo y las inferiores juntas.

Indicaciones:

Examen de tórax, abdomen, miembros superiores e inferiores.
Postoperatorio.

Estancia en la cama.

Cambios de posición.

Palpación de las mamas.

Contraindicaciones:

Ancianos.

 

Enfermos pulmonares.

 

Enfermos de larga duración.

    Pueden colocarse almohadas en distintas zonas del cuerpo del paciente para favorecer su alineamiento:

Bajo el cuello y hombros, para evitar la hiperextensión del cuello.

 

Bajo la zona lumbar (un pequeño cojín), para mantener la curvatura anatómica.

 

Una toalla enrollada lateralmente bajo las caderas y muslos, evitando la rotación externa del fémur.

 

Bajo el tercio inferior del muslo, para elevar el hueco poplíteo.

 

Bajo la parte inferior de las piernas, para elevar los talones.

POSICIÓN DE DECÚBITO DORSAL PARA RELAJAR LAS PAREDES MUSCULARES ABDOMINALES

    El paciente se encuentra, al igual que en el caso anterior, acostado sobre su espalda y con los miembros superiores extendidos junto al cuerpo, en esta posición las extremidades inferiores se hallan flexionadas por la rodilla y están ligeramente separadas. Las plantas de los pies están apoyadas sobre la cama.

POSICIÓN DE DECÚBITO PRONO O VENTRAL

    El paciente se encuentra acostado sobre su abdomen, con la cabeza vuelta hacia un lado, las extremidades superiores pueden estar extendidas junto al cuerpo o e flexionadas por el codo, a ambos lados de la cabeza. Los miembros inferiores se hallan extendidos.

Indicaciones:

Exploraciones de espalda (aunque para exploraciones se usan poco).

Enfermos comatosos o inconscientes.

Enfermos anestesiados con anestesia general para prevenir el vómito.

Operados de columna.

Estancia en la cama.

Cambios posturales.

    Pueden emplearse almohadas:

Bajo la cabeza.

Un pequeño cojín bajo el diafragma, para evitar la hiperextensión de la curvatura lumbar, la presión excesiva en las mamas y facilitar la respiración.

Bajo el tercio inferior de las piernas, para disminuir el rozamiento en los dedos de los pies.

POSICIÓN DE DECÚBITO LATERAL

    El enfermo permanece apoyado sobre un costado, derecho o izquierdo, con las extremidades extendidas. El miembro superior correspondiente al lado sobre el que se halla recostado el paciente, está por delante del cuerpo.

Indicaciones:

Para hacer la cama ocupada.

Para colocar un supositorio. Administración de inyectables intramusculares. Para prevenir las úlceras por decúbito.

Administración de enemas.

Estancia en cama y para hacer cambios posturales.

Higiene y masajes.

    Conviene colocar almohadas o cuñas tope:

Bajo la cabeza, para favorecer el alineamiento

Bajo el brazo superior, para elevar el brazo y el hombro

Detrás de la espalda, para mantener una buena alineación

POSICIÓN INGLESA O DE SIMS O SEMIPRONA

    El enfermo se halla en decúbito lateral izquierdo con el muslo derecho flexionado brazo derecho hacia delante. La cabeza está girada lateralmente.
 

    El peso corporal descansa sobre el tórax.

Indicaciones:

Posición de seguridad, por lo que es ideal para el transporte de accidentados.
Exámenes rectales.

Administración de enemas y medicamentos vía rectal.

Colocación de sondas rectales.

En pacientes inconscientes para facilitar la eliminación de secreciones.

Postoperatorio.

Facilita la relajación muscular.

Facilita el drenaje de mucosidades.

    Se colocarán almohadas:

Bajo la cabeza.

Bajo el hombro y brazo superior.

Bajo el muslo y pierna superior.

El cuerpo se apoya en hombro y cadera.

POSICIÓN DE SENTADO

    El paciente se encuentra sentado sobre la cama, con las extremidades inferiores extendidas y las superiores dirigidas hacia delante, pudiendo estar las manos apoyadas sobre la cama.

POSICIÓN DE FOWLER

    Estando el enfermo en decúbito supino se levanta la cabecera de la cama unos 50cm y así la espalda apoyada sobre la cama formará un ángulo de 45º con la horizontal. Las extremidades inferiores estarán flexionadas por la rodilla y, se puede colocar una almohada bajo ellas. Esta posición se puede emplear en algunos enfermos cardiacos que así estarán más cómodos.

Indicaciones:

Posición muy empleada en las exploraciones de otorrino-laringología.

Pacientes con problemas respiratorios (asma, EPOC, enfisema, etc.).

Para relajar los músculos abdominales.

Pacientes con problemas cardíacos.

Exploraciones de cabeza, ojos, cuello, oído, nariz, garganta y pecho.

    Pueden colocarse almohadas:

Detrás del cuello y hombros.

Detrás de la zona lumbar.

Bajo los antebrazos y manos, para evitar la tensión en los hombros y sujetar los brazos y manos, si el paciente no los utiliza.

Debajo y los lados de la parte superior de los muslos.

Bajo el tercio inferior de los muslos.

Bajo los tobillos, para elevar los talones.

En caso de posición Fowler alta, la posición de la cabecera de la cama está elevada 90º respecto a los pies. Y la posición semi-Fowler, la elevación es de 30º.

Existe también, la posición Fowler-modificada, que consiste en poner al paciente misma forma que en el caso anterior pero modificando la posición de los miembros superiores (las manos), que deben estar colocadas, más elevadas que los codos. Esto se consigue, apoyando las manos sobre una mesa de comer, por ejemplo. Esta indicada en enfermos cardíacos para facilitar la circulación venosa o de retorno.

POSICIÓN DE TRENDELENBURG

    El paciente se encuentra en decúbito supino sobre una cama o mesa inclinada, de modo, que la cabeza está a un nivel inferior que los pies. Una variedad de esta posición es aquélla en que el enfermo está en decúbito supino con el cuerpo inclinado, la cabeza más baja que el tronco y las extremidades inferiores flexionadas por la rodilla, de forma que las piernas cuelguen del extremo superior de la mesa; para ello es necesario bajar una sección ajustable que existe en los pies de la mesa.

    Un empleo de esta posición es, en aquellas situaciones en que es necesario que fluya sangre al cerebro como ante un síncope.

Indicaciones:

Mejora de la circulación cerebral sanguínea.

Lipotimias o síncopes.

Conmoción o shock.

Para el drenaje de secreciones bronquiales.

Evitar las cefaleas después de una punción lumbar.

Hemorragias.

Cirugía de los órganos pélvicos.

POSICIÓN DE TRENDELENBURG INVERSA, ANTITRENDELENBURG O MORESTIN

    Como su nombre indica esta posición es la opuesta a la anterior. El enfermo está inclinado en decúbito supino con la cabeza a un nivel superior que los pies.

Indicaciones:

Exploración radiográfica.

Facilita la circulación sanguínea a nivel de las extremidades.

En algunas intervenciones quirúrgicas (bocio).

En caso de problemas respiratorios.

En caso de hernia de hiato.

POSICIÓN GENUPECTORAL O MAHOMETANA

    El paciente se apoya sobre sus rodillas y pecho. Las rodillas estarán ligeramente separadas y los muslos perpendiculares a la cama, la cabeza estará vuelta hacia un lado y, los miembros superiores colocados en la forma que desee el paciente. Esta posición se utiliza para exámenes rectales, fundamentalmente. En esta posición, hay que prestar especial atención al paciente, por resultar una posición bastante humillante para el.

POSICIÓN DE ROSER O DE PROETZ

    El paciente se halla en decúbito supino con la cabeza colgando, con el objetivo de mantener el cuello en hiperextensión.

Indicaciones:

Intubación traqueal.

Exploraciones faringeas.

Reanimación cardiorespiratorias.

En ciertas intervenciones quirúrgicas (bocio).

Lavado del pelo de pacientes encamados.

POSICIÓN GINECOLÓGICA O DE LITOTOMIA

    La enferma se encuentra en decúbito supino, con la pelvis borde de la mesa. Las extremidades inferiores están separadas, con los muslos y piernas flexionadas. Para sostener estas extremidades existen unos soportes o estribos en los que se pueden colocar las rodillas o los pies.

Indicaciones:

Exámenes ginecológicos (vaginal), rectales y vesicales.

Partos.

Intervenciones ginecológicas.

Lavado genital.

Sondaje vesical en la mujer.

Examen manual o instrumental de la pelvis.

Exploración de las embarazadas.

POSICIONES PARA REALIZAR UNA PUNCIÓN LUMBAR

Hay dos opciones:

1.- Sentado al borde de la camilla, con la cabeza flexionada, acercándola lo más posible, a las extremidades inferiores, para conseguir un arqueamiento de la espalda y así facilitar la visualización de los espacios intervertebrales.

2.- Tumbado en la cama, en decúbito lateral, flexionando la cabeza y miembros inferiores con el mismo objetivo que en el caso anterior.

Indicaciones:

Anestesia raquídea

Recogida de líquido cefalorraquídeo por punción

En general, las posiciones básicas, que un paciente puede adoptar son:

a)      Posiciones del enfermo o paciente encamado no quirúrgicas:

Decúbito dorsal, supino o anatómico

Decúbito prono o ventral

Decúbito lateral

Fowler

Sims o semiprona o inglesa

b) Posiciones quirúrgicas:

Litotomia o ginecológica

Trendelenburg

Mahometana o genupectoral.

Morestin

 TECNICAS PARA LA MOVILIZACIÓN DE LOS ENFERMOS

    Los cambios posturales, son las modificaciones realizadas en la postura corporal del paciente encamado. Para realizar estos cambios, se deben seguir unas normas generales tales como: Preparar el área donde se va a trabajar, quitando aquellos elementos que puedan entorpecer nuestra acción.

- Procurar realizar el esfuerzo con los músculos mayores y más fuertes (muslos y piernas)

- Acercarnos lo máximo posible a la cama del enfermo para que el esfuerzo sea menor, y la columna vertebral debe estar erguida.

- Es preferible deslizar y empujar, que levantar.

- Cuando sea posible, debe actuar más de una persona.

MOVIMIENTO DEL PACIENTE A LA ORILLA DE LA CAMA

    Frenaremos la cama y la colocaremos en posición horizontal (sin angulación) retiraremos las almohadas y destaparemos al paciente (antes pondremos biombos, para preservar la intimidad del paciente).

- Nos colocaremos en el lado de la cama hacia el que queremos desplazar al paciente, y colocaremos el brazo más próximo del enfermo sobre su tórax.

- Pasaremos nuestro brazo bajo la cabeza y cuello hasta asir el hombro más lejano y con el otro brazo, agarraremos, bajo su cuerpo, la zona lumbar.

- Una vez trabado con ambos brazos, tiraremos simultáneamente y suavemente del paciente hacia la orilla de la cama.

    Una vez desplazada esta parte del cuerpo, situaremos uno de nuestros brazos bajo los glúteos y el otro bajo el tercio inferior de los mismos y procederemos a desplazar al paciente hacia la orilla de la cama.

MOVIMIENTO DEL PACIENTE PARA SITUARLO EN LA ORILLA DE LA CAMA.

- Colocaremos la cama en la posición de Fowler.

- Sujetaremos con una mano el hombro más lejano del paciente, pasándola por debajo de su cabeza. Con la otra mano sujetaremos las piernas pasando nuestro brazo por encima de sus rodillas.

- En un solo movimiento, debemos de elevar sus hombros y rotar su cuerpo moviendo con nuestro brazo las piernas y rodillas hasta que quede sentado con las piernas colgando en la cama.

TRANSPORTE MEDIANTE SILLA DE RUEDAS O CAMILLA.

    Cuando la situación o el tipo de desplazamiento lo requiera, el transporte del enfermo se ha de realizar mediante la propia cama, camilla o silla de ruedas.

Si para su traslado, es necesario usar la camilla se colocará ésta, paralela a la cama, poniendo el freno a ambas. Si el paciente puede desplazarse, se le ayudará a colocarse en la camilla, si no pudiera moverse se le desplazará con la ayuda de dos o tres personas, las cuales colocarán los brazos del paciente sobre su tórax, y le sujetarán colocándole uno de los brazos bajo el cuello, otro bajo los hombros, otro bajo la cintura y otro bajo los glúteos. Primero desplazarán al enfermo al unísono, a la orilla de la cama (como vimos anteriormente) y posteriormente, de la misma forma a la camilla, donde se le colocará cómodamente, y se le tapará.

    Si para el traslado fuese necesario usar una silla de ruedas, procederemos a colocarla frenada, en paralelo a los pies de la cama, sentaremos al paciente en la orilla de la misma, colocándonos frente a él. Procederemos a sujetarle por la cintura ayudándole a bajar de la cama, le desplazaremos lateralmente hasta sentarlo en la silla.

    Tanto para el traslado en cama, camilla o silla de ruedas, deberemos de tener en cuenta que:

- El paciente deberá de estar bien sujeto para evitar caídas en su desplazamiento.

- Evitar situaciones donde existan corrientes de aire o en lugares donde el enfermo pueda sentirse incómodo.

- Cuando se tengan que bajar rampas, debemos situarnos en la parte inferior caminando hacia atrás, de tal forma que el paciente encamado mire hacia nosotros, y si va en silla de ruedas, mirando en la misma posición que nosotros.

- Para entrar en el ascensor, primero entrará el celador y tirar de la camilla haciendo pasar en primer lugar la cabecera.

MOVILIZACIÓN DEL ENFERMO DE LA CAMA A LA CAMILLA

    Movilización del enfermo de la cama a la camilla.

    Va a depender toda movilización del grado de movilidad del que disponga el enfermo, por un lado, y del número de personas que intervengan en esta operación, por otro.

- Lo primero que se debe realizar es situar la camilla pegada a lo largo de uno de los lados de la cama (así entre la cama y el celador debe quedar la camilla por medio).

- Debe procederse a la retirada de ropa que cubre al enfermo.

a) Si el enfermo posee movilidad: puede él por sí trasladarse a la camilla con algo de ayuda por parte del celador.

b) Si el enfermo no tiene movilidad: dependiendo del número de celadores.

Pueden emplearse varias maneras:

- Con un solo celador:

Se sitúa el celador al lado de la camilla (que recordemos está pegada a la cama) y tirando del enfermo hacia sí, por los hombros, en primer lugar, por las caderas en segundo, y por las piernas en tercer lugar.
 

Otra posibilidad es la de que el celador tire de la sábana o manta sobre que reposa el enfermo, y tirando hacia sí, coloque a éste sobre la camilla.

- Varios celadores:

Uno de ellos se colocará al lado de la camilla, tirando de la sábana o manta y trayendo al enfermo hacia aquélla; mientras que el otro se situará en la cabecera de la cama y sostendrá la cabeza y hombros del paciente para protegerlo mientras dure la movilización. Luego se procede a acomodar al enfermo en la camilla, se le abriga y tapa convenientemente.

     Movilización del enfermo de la camilla a la cama

- Lo primero que hay que hacer, es situar la camilla pegada a lo largo de la cama de uno de los lados de la misma.

- A continuación los celadores se han de situar en el otro lado de la cama, en donde no haya camilla.

- Luego, y dependiendo del número de personas y de la movilidad del enfermo, se puede proceder de las siguientes maneras:

    Si el enfermo posee movilidad.

Puede el sólo trasladarse a la cama, con algo de ayuda por parte del celador.

    Si el enfermo no tiene movilidad.

Un celador sólo, interviene: situándose en el lado de la cama sin camilla. Desde allí, estira los brazos y tira hacia sí de la sábana o manta sobre la que está situada el enfermo y atrae a éste, hacia la cama.

Varios celadores, Uno de ellos se colocará a la cabecera del enfermo para sostenerle y protegerle la cabeza y los hombros, y el otro se habrá de situar en el lado de la cama sin camilla, para desde allí tirar hacia sí de la sábana o manta sobre la que está situado el enfermo y deslizarlo hacia la cama.

TRANSPORTE DEL ENFERMO EN CAMILLA

    Se han de seguir las reglas generales de transporte vistas anteriormente. Vamos a ver las reglas especiales a seguir en los siguientes casos:

    En el ascensor entrada:

El celador se sitúa en donde en la cabecera del paciente, de manera que lo primero que avanza son los pies de este. Cuando llega al ascensor debe abrir la puerta e ir introduciendo la camilla por la parte de la cabecera, en primer lugar, o sea, entrará el celador primero y tirará de la camilla, de manera que la cabecera de la camilla entre en primer lugar.

    En el ascensor salida:

El celador abrirá la puerta, y comenzará a sacar la camilla por el lado de los pies (si el ascensor fuera lo suficientemente amplio, girará la camilla dentro, y saldrá tirando de la cabecera) evitando al enfermo golpes de cualquier clase. Una vez en el pasillo, se colocará en el lado de la cabeza del paciente, desde la cual empujará hacia delante, de tal manera que los pies del paciente sean los que vayan abriendo camino.

DEAMBULACIÓN

    Cuando por motivos de tratamiento, traslado a otra unidad, etc. Se ha de movilizar a un paciente, cuyas facultades para movilizarse independientemente se encuentran mermadas, se han de emplear medios auxiliares para realizarlo sin peligro. Si lo que se pretende es que el enfermo empiece a caminar por sus propios medios, debe ayudársele a deambular con la ayuda de andadores, muletas, etc. pero siempre acompañado. Al acompañarlo, siempre mantendremos su cadencia de paso.

MOVIMIENTOS EN LOS TRANSPORTES DE AMBULANCIAS.

    En los servicios de urgencias y en las ambulancias deben de existir siempre celadores cuya misión será el bajar en camilla o silla de ruedas a los pacientes desde la unidad a la ambulancia o viceversa. Durante el transporte debe de ir siempre junto al enfermo, pendiente en todo momento de su seguridad y avisando de cualquier anomalía que observe, al personal sanitario.


denuncias@elgotero.com

Correos Electrónicos de contacto

info@elgotero.com


Si tienes algún documento que merezca la pena no dudes en enviárnoslo. Algunos de los documentos expuestos  y gráficos han sido obtenidos de otras páginas Web. En caso de que su propietario no este de acuerdo con que los facilitemos ruego nos lo comunique lo antes posible para retirarlo inmediatamente. Los documentos tienen el nombre de su autor en el interior. TODOS ESTAN COMPRIMIDOS EN FORMATO .Zip para facilitar la descarga. Elgotero.com no se hace responsable de los posibles errores que contengan los documentos ni de de los posibles virus que puedan colarse entre los documentos (esperamos que nunca ocurra). Para poder ver los apuntes es necesario tener Microsoft Word, WinZip y Acrobat Reader, ya que están en .Doc, .Zip y .Pdf).

Volver al Índice

Estadisticas y contadores web gratis
Manuales Oposiciones